Los atabales de Marumbia

Las gotas de lluvia caen sin piedad sobre los lirios
Dum, dum, dum, dum, se dejan sonar con delirio
Las hojas anchas como tambores del Marumbia,
Atabales que despiertan a la playa, al junco
Al mar que yace inédito entre la imaginación
De los sueños imposibles, con canticos retumba,
De campesinos, de pescadores, ambos juntos
Y un rio que muere a diario con pasión.

Y la lluvia vuelve a caer sobre la humedad
De un arroyo lúgubre y descontento
Que duerme su constante espera
De ser visto, conquistado, descubierto
Para contar su historia, lo que una vez era
Innegable afluente de temerosa profundidad.

Los atabales del Marumbia suenan
Anunciando su existencia y su letargo
Sus tonos tristes, profundos y amargos
Como hojas de lirios que les adornan.

© Robin Santana –

(Foto: Matilde Heylen).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *