Oposición, Leonel y Danilo.

leonel y daniloLa oposición debiera juntarse y hacerse partícipe de las demandas judiciales que ha emprendido Guillermo Moreno contra el Dr. Leonel Fernández y sus cómplices y olvidarse de Danilo Medina, quien tiene su propio némesis en el mismo Leonel. Lo que hizo el ex presidente Fernández no puede quedar impune y si este no puede ser condenado criminalmente, puesto que controla la justicia, debería ser linchado entonces políticamente; pero para eso debería la oposición emprender la lucha.
Lo de Danilo es que, de Leonel perder las elecciones del 16 debido a sus desafortunados actos como presidente, Danilo que no sueñe con ir como candidato en el 20, pues el propio Leonel Fernández invertiría toda su energía y recursos para evitar que eso suceda. No hay forma de que Danilo pueda salir airoso en este gobierno sin que eso sea pérdida política para Leonel. Es bien consabida la acalorada discusión que sostuvieron Leonel y Danilo en cuanto al caso de la Barrick Gold. El pueblo está poniendo seria presión sobre Danilo para que resuelve ese caso, mientras que Leonel quiere que Danilo barra la basura hacia debajo de la alfombra y haga caso omiso. Leonel daría cualquier cosa con tal de que la Barrick Gold salga de la palestra pública, y ni siquiera sus bocinas pagadas han podido, por lo que el hombre está desesperado, pues este y otros casos llevan su popularidad hacia abajo más rápido que un avión que ha perdido sus dos motores.

Apoyemos al presidente Danilo Medina contra la Barrick Gold

Todos los dominicanos debemos apoyar al presidente Danilo Medina en su odisea con la Barrick Gold, porque escuchar al embajador americano hablando plepla indica que la presion va a ser fuerte. Danilo va a necesitar del apoyo de todos los sectores de la sociedad domincana, quienes tenemos que defender a uña y diente nuestras riquezas. Hay que parar ese colonialismo rapaz con apoyo de sectores oscuros de nuestra sociedad dominicana.

El PRSC y su legado histórico

prscEl Partido Reformista Social Cristiano es uno de los pilares en que descansa la democracia dominicana, y debe cumplir con su misión histórica de sobre guardar esa democracia, esa idea e idealismo por el cual lucharon nuestros padres fundadores. La patria necesita de ese ente de equilibrio. Sus dirigentes deben de entender el legado histórico de ese partido, que más que el vehículo de Balaguer, es un ente de contrapeso para la balanza de poder. Lamentablemente la dirigencia reformista ha tratado al PRSC como un prostituta barata que se ha vendido al mejor postor.

Bien podría el PRSC encaminarse por los caminos que debería estar trillando para el bien de la patria y de nuestra maltrecha democracia, y si Carlos Morales es el obstáculo, en un solo hombre no puede recargar el futuro de miles, quizás millones de dominicanos.

El colonialismo al revés

17045_101266916570120_100000604372614_30349_5214917_nLos gobiernos dominicanos han entregado deportivamente nuestras riquezas a firmas extrajeras, sin que, asombrosamente, el estado se beneficie de ellas.

Compramos vehículos, trigo, petróleo, y un sin número de artículos que importamos, caros desde otras naciones; sin embargo, nuestros eminentes gobernantes vendiendo nuestras riquezas a precio de vaca muerta.

El gobierno dominicano se ha convertido en una federación de asaltantes, farsantes, ladrones, estafadores, charlatanes y mentirosos; todos bajo una misma sombrilla, a quienes no les interesa nada más que su propio bienestar.

Este es el colonialismo desde adentro: donde los colonizadores no vinieron a conquistarnos, sino que han sido invitados por seres inescrupulosos que nos han tocado como gobernantes en las últimas décadas, especialmente los gobiernos del PLD. Estos gobernantes ven al estado como un botín de guerra, y están tan convencidos de que es así, que no se dan cuenta que están creando un país que, de seguir así, se tornará ingobernable. Lo peor del caso es que este es el pueblo más masoquista del mundo, por lo que no se ve forma de que esto cambie en lo por venir.

¿Cuan importante es nuestra decisión?

images

Cuando uno toma decisiones que impactan nuestras vidas, es necesario sopesar bien antes de tomarlas, pues un minuto alegre puede convertirse en una amargura para toda la vida.

Votar es una decisión importante, pues con ello no solo contribuimos a la elección de un nuevo presidente para los próximos cuatro años, sino que también estamos sellando nuestro futuro, no para el próximo cuatrienio, sino que podríamos embargar nuestro porvenir por los próximos diez o veinte años. La decisión que tomó el pueblo dominicano en 1930 le perjudicó por los siguientes 30 años. La decisión tomada por los dominicanos en 1966, influenció el transcurso de los próximos 12 años. La decisión tomada por los dominicanos en 1978 nos trajo una nueva era democrática.

Estas elecciones del 2012 son importantes, pues en ella vamos a decidir, no solo quien será nuestro presidente por los próximos cuatro años, sino también por el futuro de la nación dominicana, lo que le dejaremos a nuestros hijos y nietos, y lo que viviremos nosotros en estos últimos tiempos. Por ello debemos analizar que es lo que realmente nos conviene y votar con la conciencia. Tenemos a un partido oficialista que pretende mantenerse en el poder con un candidato que por segunda vez va a unas elecciones generales. El partido oficial lleva como carta de representación las construcciones de grandes elevados en la capital dominicana, un sistema de trenes urbanos (Metro), y otras obras que le adornan su ‘pedigrí’. Pero también enfrenta, en medio de la campaña electoral, acusaciones de corrupción las cuales parece no haber la voluntad para enfrentar, exceso de poder, quejas sobre la inseguridad publica que arropa el país, y el auge del narcotráfico del cual las autoridades competentes parecen no tener forma para controlar, entre otros. A esto se le suma el escandalo en que se ve involucrada la Primera Dama de la Republica y candidata vicepresidencial del partido oficialista.

Por otro lado tenemos a la oposición, encabezada por un ex-presidente de la republica, quien al final de su mandato quedo con un nivel de rechazo altísimo, y que ha renacido de sus propias cenizas como el Ave Fénix, y quien promete sacar al país adelante y por un rumbo diferente por el que lo esta llevando el gobierno actual. También tenemos unos candidatos minoritarios que, aunque poseen buen discurso, carecen de una maquinaria electoral para llegar al poder, por lo que las elecciones estarán polarizadas entres estos dos candidatos: Danilo el oficialista e Hipólito el opositor, y a la hora de echar nuestros votos, debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Queremos que las cosas permanezcan así como están ahora o queremos que el país cambie?

El dominicano vota por partido mas que por propuestas de gobierno, y eso ha contribuido, además de otros múltiple factores, a que nuestra sociedad este como esta hoy. Sin embargo, no estamos obligados a que las cosas permanezcan así. El pueblo dominicano debe aprender a votar a conciencia; a analizar y comprender la importancia de su voto; a que ya no sea visto como un miserable a quien se le da dos pesos cada cuatro años para influenciar su voto. Necesitamos más que eso. Necesitamos que se gobierne para las mayorías, que se sea transparente en el manejo de la cosa publica, que se corrija la desigualdad salarial y los privilegios de estado, pues no se concibe que un funcionario del gobierno (que debería ser un SERVIDOR y no un SERVIDO) reciba un salario de un millón de pesos mensuales mientras que el salario de un policía es de solo 5000 pesos mensuales. Eso es lo que debemos detener, pues los ladrones ya no pueden seguir robando. Necesitamos un cambio de gobierno ya, y necesitamos también, recuperar los bienes robados y procesar a todos estos señores que llegaron pobres al gobierno y hoy ostentan bienes que no pueden justificar. El pueblo no puede seguir apoyando a ladrones salvajes que solo piensan en sus bolsillos. No seamos cómplices de la corruptela.

19 Febrero 2012.

El gobierno y su trinchera

Es bien sabido que desde el gobierno se tejen unos hilos bien sucios, primero se le atribuía esa función a la Fuerza Nacional Progresista (Vincho y sus hijos), pero que ahora se cree los dardos vienen desde otros linderos, pero siempre atrincherados en el Palacio Nacional.

La campaña del PLD tiene dos caras: la que presenta Danilo Medina, y la que sale a escondidas, a gotas, desde Palacio, pues la estrategia no es solo meter al candidato oficialista a la gente hasta por los tuétanos, sino destruir al opositor. Algunos ganan carreras no porque avancen, sino porque el otro se atrasa. O como aquel boxeador que se abraza y cuando el arbitro no está mirando, dan su golpe bajo de manera disimulada.

En esa trinchera como que ha explotado la granada de la auto-destrucción. Los planes no se dan, no funcionan y la desesperación reina. No ha valido publicar decenas de encuestas pagadas con los dineros de todos los dominicanos; no ha valido acaparar los medios con publicidad que en vez de convencer molestan; no ha valido llenar todos los postes con afiches, pintarlos de sus colores, vallas por doquier, no ha valido la campaña sucia: haciendo el ridículo acusando a Pepe Goico de querer desarticular el gobierno haitiano (ahí quedó eso, ya no hablan de ello), luego unos ‘locoviejos’ convertidos a diputados por la locura MVP salen anunciando que a MVP le iban a dar un tiro en la cabeza. Nada de esto ha podido opacar los reportajes de Nuria Piera sobre los ladronicidios que se cometen en este gobierno, los millones que de manera extraa llegan a las manos de Felix Bautista. Las trincheras del gobierno están ‘desatrincheradas’ y su candidato, por mas que lo impongan, no cala, no gusta, es un gusta-poco, desabrido, y sumado ésto a la mayúscula corrupción que ya no es posible ocultar ni disimular, aunque estemos frente a los non plus ultra de la mentira, del engaño, de la fabulación y de la desvergüenza. No, porque el pueblo está harto y por más cosquillas que le hagan desde el gobierno no ríe. No ríe porque no hay motivo para reír; porque no le da risa a un padre de familia que no tiene que comer que le digan que estamos progresando, cuando éste infeliz padre de familia ya sabe que el progreso del que habla tanto el gobierno son los millones de euros que tiene Margarita de Leonel en Suiza, digo, en Dinamarca. ¡Llego Papá!