No trates de convertirte en un hombre de éxitos, sino mas bien en un hombre de valores

“No trates de convertirte en un hombre de éxitos, sino mas bien en un hombre de valores.” Albert Einstein.

No hay una cita más propicia que ésta para empezar a hablar de la rapiña que nos gobierna. Es lamentable ver como esta gente ha perdido la vergüenza. Es penoso ver como los funcionarios de este gobierno salen a una a defender a un compañero acusado de corrupción, catalogando la acusación de “calumnia” antes de que esta llegue a los tribunales, quienes son los llamados a sopesar, evaluar, y juzgar si la acusación es válida o no. Eso es conflicto de intereses. La Procuraduría General de la Republica fue apoderada de las pruebas en cuanto al caso del senador Félix Bautista y esa acusación debe seguir los procedimientos jurídicos de rigor en las instancias correspondientes. La camada peledeista quiere desmeritar las acusaciones alegando, miserablemente, que la acusación viene desde el PRD, olvidando que los perredeistas también son ciudadanos quienes también tienen derechos civiles, y uno de ellos es velar porque se haga justicia. El pueblo es fiscalizador del gobierno y por ende tiene derecho a cuestionar la forma en que se manejan los funcionarios de cada uno de los poderes del estado.

Se quiere tapar el sol con un dedo en cuanto a la corrupción rampante, la cual se ha convertido en una epidemia, al punto que éste gobierno está totalmente prostituido.  Mary Peláez dijo en Juicio de fondo, que Félix Bautista le pidió que creara una compañía para darle unos contratos (el dinero fue cobrado y los contratos no fueron ejecutados, de acuerdo con las palabras del cura parroco de la iglesia de Bonao), pues su jefe, Leonel Fernández, sentía pena por ella y por su hermana Adolfina Peláez por la muerte de su padre, Milton Peláez. Atención todas las jóvenes que hayan perdido sus padres recientemente: vayan donde Felix Bautista para que consigan unos milloncitos en contratos.

Resulta que el tribunal declara a esa compañía como propiedad de José Figueroa Agosto (Junior Cápsula) y condenan a Mary Peláez como su testaferro, lo que sitúa a Félix Bautista como cómplice/cliente de Figueroa Agosto. Sin embargo, ni Hotoniel Bonilla ni el fiscal Moscoso Segarra, ni el procurador, le dieron seguimiento a tan delicadas declaraciones de Mary Peláez, por lo que se convierten en cómplices también.

Siempre se ha sospechado que funcionarios de todos los gobiernos han incurrido en dolo, pero lo que pasa ahora rebosa todas las copas, no solo por la cantidad de dinero que se lleva la corrupción cada año, sino también por lo descarados que son estos señores, pues lo hacen a lo público y levantan el pechito cuando se les cuestiona.

¿Está el pueblo dominicano en capacidad de soportar más de ésto mismo? Yo creo que no. ¿Está el pueblo dominicano en disposición de seguir con más de ésto? El pueblo ya dijo que no.

El PLD necesita cambiar su táctica

Escuché a Pablo Ross, en el Gobierno de la Mañana, decir que la frase “Llegó Papá” alcanzó su pináculo y por ende va en picada. El PLD ha venido empecinadamente en su campaña tratando de vender la idea de que Hipólito Mejía hizo un mal gobierno en el periodo 2000-2004, y todo esto viene por la popularidad de esta frase, tratando de informar a la juventud acerca del gobierno de Mejía del cual ellos no tienen memoria. Vale recordar que “Llego Papa” no es de autoría del candidato presidencial por el PRD, sino más bien ha sido adoptado. Es fruto de la espontaneidad del pueblo dominicano, y el candidato del PRD lo tomó como slogan de campaña. Es una frase contagiosa, y el PLD peca dos veces de ingenuo al tratar de contrarrestarla. Recuerden que una vez Hipólito Mejía dijo que a Leonel lo tenía “agarrado por el pichirrí”, y Leonel Fernández contestó de manera burlesca al uso del término por lo que la frase se hizo popular en repudio a los comentarios de Leonel Fernández.

Quienes más han adoptado la frase “Llego Papa” han sido los jóvenes, especialmente los nuevos votantes. Será un poco difícil convencer a estos jóvenes de que los gobiernos del PLD son mejores que los del PRD. Los nuevos votantes tenían alrededor de 6 años cuando Hipólito arribó al poder en el 2000. Gran porcentaje de esos jóvenes hoy quieren estudiar y no pueden; quieren trabajar y no encuentran donde. Ven como el costo de la vida se ha disparado en los últimos años y como sus padres hacen malabares para conseguir lo básico: poner comida en la mesa. Se sienten inseguros ante una sociedad que se ha corrompido de tal manera que los atracadores son públicos, no tienen pudor a la hora de cometer sus fechorías, y las autoridades, unas ciegas y sordas y otras cómplices. El país esta en un derrotero y estos jóvenes no ven futuro, de seguir las cosas como están, pues la visión de progreso del gobierno del PLD no esta beneficiando a las grandes masas pobres, quienes quizás quieran ver sus pueblos bonitos con calles asfaltadas, buen transporte, pero que para ellos la prioridad ahora no son esas cosas que el gobierno esta ofertando. ¿Cómo se le puede ofertar a un padre de familia que se le va a asfaltar las calles cuando él está a punto de convertirse en un delincuente porque en su situación es la única alternativa que le ha dado el gobierno con su política creadora de pobres?

Los jóvenes saben que el Palacio Nacional está podrido y hay que limpiarlo de esa pus maligna que provoca la corrupción y que se ha convertido en un cáncer. El progreso del que habla Leonel no llega a las masas desposeídas, por lo que el problema para el PLD no es la popularidad de la frase “Llego Papa”, sino su mala administración, manchada por la corrupción y el enriquecimiento de unos cuantos funcionarios. Si le Leonel Fernández hubiera hecho un gobierno para todos, hubiera frenado la corrupción, investigando y sometiendo a la justicia a los funcionarios sospechosos, entonces Papá nunca hubiera llegado.