Apoyemos al presidente Danilo Medina contra la Barrick Gold

Todos los dominicanos debemos apoyar al presidente Danilo Medina en su odisea con la Barrick Gold, porque escuchar al embajador americano hablando plepla indica que la presion va a ser fuerte. Danilo va a necesitar del apoyo de todos los sectores de la sociedad domincana, quienes tenemos que defender a uña y diente nuestras riquezas. Hay que parar ese colonialismo rapaz con apoyo de sectores oscuros de nuestra sociedad dominicana.

¿Por quién lloran hoy los montes?

¡Tráiganlo, corran, Tráiganlo!
Se escuchó una voz desesperada
ahogada y llena,
y sus asesinos pretendían seguir tirando.
Matar al muerto, quizás;
pero a la muerte, jamás.
Los cielos estaban llorando,
Desconsoladas, las nubes,
dejaron caer sus lágrimas
mientras el sol seguía observando,
testigo, de aquel asesinato vil;
de alguien que yacía al morir.
Falleció con él la verdad,
el pudor, la razón, la libertad,
en aquel día de Patria ilustre
que ondeaba la bandera su color
teñido el rojo con su sangre
derramada con el valor
de él, de los otros mas
cuyas libertades cohibidas, secuestradas;
cuyos pensamientos, pavor,
moldearlos, mutilarlos,
querían en una patria ya liberada.
¿Por quién lloran hoy los montes?
¿Por quién se enlutan los placeres?
Secuestró la patria y la razón;
prohibió la disensión, la opinión,
disfrazado de poeta, cual saeta
dejando corazones destrozados.
¿Por quién lloran hoy los montes?
¿Por quién se enlutan las paredes?
¿Se ha muerto la esperanza?
¿Han fallecido los claveles?
¡Oh, Andrés, tú, que cobardes
con tu sangre han cobrado,
en amanecer de alabanzas,
los mas viles errores, cobardías, descaros
de aquellos que al pueblo  han enlutado.
Y se levantarán a voces de homicidas,
de ladrones escondidos,
de testaferros ‘triunfadores’,
pisoteando la esencia del vivir,
del sentir, del morir, a escondidas,
dejando huérfanas nuestras almas,
de muertos carcomidos
por manos sucias de engañadores,
(o me equivoco, ¿no es así?)
imponiendo con muerte, la calma.

Y del cielo bajaron pléyades,
abrumados, de ángeles
y sus fuertes y armoniosos
aleteos
anunciaron la ida, presurosos.
Todo era paz, todo era calma,
hasta que se escuchó su último respiro,
entonces fue su despedida.
Las palomas de las ruinas coloniales
alzaron sus vuelos
atemorizadas.
¿Por quién lloran hoy los valles?
¿Por quién se enlutan los placeres?
Ha muerto la esperanza;
han fallecido los laureles.


(A la memoria del jóven Andrés Ma. Paulino (Vale Toño), asesinado a los 17 años de edad por la Policía Nacional el 27 de febrero de 1972 en el parque municipal de Nizao)

Cuando ya no te quiera

Cuando los habitantes de mis sueños ya no existan
Cuando los escenarios de mis pesadillas estén desiertos
Cuando a las hojas de los arboles no las muevan vientos
Cuando mi alma arrebatada,
                                                     Mis lágrimas compitan.

Cuando las siluetas no identifiquen al crepúsculo
Cuando el agua fresca no brote de los manantiales
Secos, áridos en las praderas; muerte y luto,
Cual vil ariete,
                            Los anales.

No. No quiero te acerques a mí, no quiero
Cuando haya amanecido en nuestras vidas
La flor ya marchita, aun yo prefiero
Que te alejes de mí,
                                     A escondidas.

Cuando una mirada atraviese todo mi ser, todo mi amor
Procedente de unos ojos, no los tuyos, el corazón
Que encarcelen mis recuerdos, la razón
Cuando se manifiesta la traición,
                                                           No el amor.

Cuando la lluvia de la vida lagrimee sobre esta tierra
Humedeciendo las caricias de tristeza
Ahuyentando el amor, sin recompensa
Espero no te aferres,
                                       Cual la hiedra
Cuando ya no te quiera.

1986.-

La puerta

No pretendo ser feliz, pues ya lo soy

Tampoco busco paz porque la he tenido siempre

Pero si hay algo que no tengo definido en mi mente

Es qué procuro, a dónde voy.

 

No es más que un conteo de horas muertas,

De buenas vivencias y disgustos

En nuestro camino hacia la puerta

La cual no conocemos en lo absoluto.

 

Esa puerta que se abre o abierta está

Quizás será la misma por la que entramos

No sé, me parece que encontramos

En ella la verdad.

 

Tal parece que es la misma

De un lado, una vía, está la vida

Del otro, como realidad penitente

Nos espera la muerte paciente.

El PRSC y su legado histórico

prscEl Partido Reformista Social Cristiano es uno de los pilares en que descansa la democracia dominicana, y debe cumplir con su misión histórica de sobre guardar esa democracia, esa idea e idealismo por el cual lucharon nuestros padres fundadores. La patria necesita de ese ente de equilibrio. Sus dirigentes deben de entender el legado histórico de ese partido, que más que el vehículo de Balaguer, es un ente de contrapeso para la balanza de poder. Lamentablemente la dirigencia reformista ha tratado al PRSC como un prostituta barata que se ha vendido al mejor postor.

Bien podría el PRSC encaminarse por los caminos que debería estar trillando para el bien de la patria y de nuestra maltrecha democracia, y si Carlos Morales es el obstáculo, en un solo hombre no puede recargar el futuro de miles, quizás millones de dominicanos.

El colonialismo al revés

17045_101266916570120_100000604372614_30349_5214917_nLos gobiernos dominicanos han entregado deportivamente nuestras riquezas a firmas extrajeras, sin que, asombrosamente, el estado se beneficie de ellas.

Compramos vehículos, trigo, petróleo, y un sin número de artículos que importamos, caros desde otras naciones; sin embargo, nuestros eminentes gobernantes vendiendo nuestras riquezas a precio de vaca muerta.

El gobierno dominicano se ha convertido en una federación de asaltantes, farsantes, ladrones, estafadores, charlatanes y mentirosos; todos bajo una misma sombrilla, a quienes no les interesa nada más que su propio bienestar.

Este es el colonialismo desde adentro: donde los colonizadores no vinieron a conquistarnos, sino que han sido invitados por seres inescrupulosos que nos han tocado como gobernantes en las últimas décadas, especialmente los gobiernos del PLD. Estos gobernantes ven al estado como un botín de guerra, y están tan convencidos de que es así, que no se dan cuenta que están creando un país que, de seguir así, se tornará ingobernable. Lo peor del caso es que este es el pueblo más masoquista del mundo, por lo que no se ve forma de que esto cambie en lo por venir.