Veinte pasos

Sintió que el corazón se le salía. Ya no aguantaba más. Acababa de avistar la meta. Un poquito no mas y llegaría, pero ya no tenia las fuerzas suficientes para avanzar. Ni siquiera para quejarse. ¿Habrá valido la pena gastar toda mi energía para venir acá y decir “no mas’?, se preguntó mientras analizaba lo difícil que era llegar.

Veinte pasos. Solo faltaban veinte pasos.

Pudo haber quedado allí, de pecho al sol y pasar el resto de su vida lamentándose por su fracaso, culpando a los demás, al sistema, a su mala suerte. Solo le faltaba hacer un esfuerzo, buscar una alternativa para llegar. Solo son veinte pasos que no tienen que ser pasos en realidad. Se puede arrastrar hasta llegar, pues lo importante es llegar, sea parado o acostado. Veinte pasos que hacen la diferencia entre una persona de éxito y un mediocre fracasado.

Son veinte pasos que serán la diferencia entre tu vida y la de los demás, entre tu vida de hoy y la de mañana. Son veinte pasos que debes de dar, y si no puedes, arrástrate, pues lo importante es llegar a la meta.

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>