Han convertido a RD en una caricatura de país

Se habla cada día del “progreso” sin analizar bien lo que significa el término, y se ajusta, como medida de sastre, a la visión que tiene un grupito en cuanto a la forma en que nosotros los dominicanos debemos vivir nuestras vidas.

Se habla de progreso cuando la seguridad ciudadana cada día se convierte en un mito. Uno se pregunta, ¿será que las autoridades tiraron la toalla en su lucha contra la delincuencia? El asunto es más complejo de ahí. Y no es casual, sino que es una ruta trazada, pues el reinado del caos y la frustración ciudadana es lo que se quiere para poder imponer su agenda, que no es más que enriquecer a dos o tres.

Se habla de progreso cuando organismos internacionales denuncian que la corrupción se lleva buena tajada del presupuesto nacional y nuestro querido presidente ni caso hace a esas denuncias. No hay pudor, no hay vergüenza, no le molesta que todo el mundo sepa que el dolo ha infestado su administración; que la corrupción es el primer y más usado calificativo de su gobierno. Le importa un bledo, siempre y cuando se salgan con las suyas.

No podemos hablar de progreso cuando cada día nuestras instituciones son más débiles, haya que hacer acuerdos para que se cumplan las leyes, y haya que crear un ministerio para cada renglón de la vida nacional.

No se puede hablar de progreso en un país que no invierta en educación; en un país, donde el Banco Central  revela que el costo promedio de la canasta familiar es de RD$23,398.58 mensuales (http://www.eldia.com.do/economia-y-finanzas/2011/2/2/44833/La-canasta-familiar-promedio-se-eleva-a-RD23398-segun-el-Banco-Central), mientras el que lo anuncia, el gobernador del banco, devenga 43 veces esa cantidad y el salario mínimo es de RD$6,000 (cuatro veces menos).

Como se puede hablar de progreso en un país donde se gastan millones de pesos en compra de motocicletas Harley Davidson y aviones Super Tucanos para ‘combatir’ la delincuencia y estos se desvanecen de un día para otro y no hay un solo sometido como responsable de esa desaparición.

Y mas… pero lo dejaremos hasta aquí, porque a esta cherchocracia no se le pueda llamar progreso.

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>