¿Hasta dónde vamos a llegar?

La comunidad de Don Gregorio se está encaminado por un camino peligroso, que de no ser parado a tiempo, se volvería incontrolable.
Las drogas, el alcohol, la violencia, sumados a la sobrepoblación fruto de la urbanización descontrolada, están haciendo de Don Gregorio una comunidad inhabitable.
Las autoridades y nuestros compueblanos de visión más amplia y abierta deben de aunar esfuerzos por enrumbar a Don Gregorio por un sendero más seguro.
Los vicios no acarrean nada bueno, aunque se vean mejorías económicas aparentes, éstas son fugaces y a costa de un alto precio: la paz y la tranquilidad, y en el peor de los casos, la vida.
La juventud debe pensar en su futuro y en el futuro de los suyos. No puede dejarse arropar por la cultura del beberromismo y el bachaterismo, ese mundo irresponsable que arropa a viejos y jóvenes.
La juventud tampoco debe cifrar sus esperanzas en la diabólica droga que arruina a los pueblos y carcome las mentes de sus jóvenes, y más peligros aun, acaba con sus vidas.
A estos se suma el horrendo caso de la violación y muerte de un joven de la familia Aybar por parte de un[os] compueblano[s] inescrupuloso[s]. Este caso no debe quedar allí, sino que debe ser llevado hasta las últimas consecuencias, y las autoridades judiciales deben poner un ejemplo para que casos como este no vuelvan a ocurrir ni si quiera en pensamiento, ni en mente asediada por el morbo.
¿Hasta dónde vamos a llegar? ¡Cuidado Don Gregorio!

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>